domingo, 6 de junio de 2010

Nueva York: la capital del mundo. ¡Tantas cosas para recomendar!




Nueva York es una ciudad apasionante, que todo el mundo debiera visitar; pero, para mi, es de las mas complicadas para hacer una recomendación. Es una ciudad tan viva, tan cambiante, que en vez de leer este post, lo que debiera hacer el que quiera visitar los lugares mas de moda es preguntar a alguien que volvió ayer.


Sin embargo, tras algunas visitas a la ciudad, voy a repasar algunos lugares favoritos. No son necesariamente los top 10 de las guías turísticas, pero si algunas cosas que yo he hecho en mis viajes y que repetiría si vuelvo a la ciudad.

El viaje a NYC, si no se va con un viaje combinado, yo nunca he ido así, es elegir un vuelo barato (Iberia y American Airlines tienen buenas ofertas puntuales) mi ultimo vuelo desde Logroño, vía Madrid, costó 250€ i/v. A igualdad de precio, mejor con Iberia. AA tiene muchas restricciones de peso en los equipajes... viene a ser el Ryanair de los cielos americanos.


Después viene elegir un hotel. Hay tantos... En general, los hoteles de NYC son muy caros y muchos de los baratos no demasiado buenos. Lo ideal es buscar uno bien situado entre las calles 40-60 a un precio ajustado y que permita anular la reserva sin cargo y luego monitorizar para encontrar algo mejor. Así encontré mi ultimo hallazgo, junto a la estación central y bajo mi rascacielos favorito, el Chrysler building, el New York Helmsley. Aunque os pego el enlace del site del hotel, yo siempre reservo con booking.com porque permite anular y tiene buenos precios. Solo si la web del hotel me ofrece algo mejor, la uso. He estado en otros hoteles, pero o eran muy malos o muy caros, no se merecen la recomendación.

Una vez solucionado lo básico, lo primero que hay que hacer en NYC es.... Desayunar un bagel. Junto al hotel que os he recomendado comí alguno de los mejores. Además como eran mejicanos, facilita mucho la elección del tipo de pan y el relleno. El de sésamo relleno de queso crema es my favorite. los bagels son una pequeña rosca de pan que normalmente se rellena de queso fresco tipo Philadelphia y se tuesta al horno. Veréis a mucha gente alrededor de la estación cogiendo al vuelo un café y un bagel para desayunar mientras van hacia el trabajo. Yo lo prefiero sentada, demasiado estrés. Es importante desayunar bien, estaréis todo el día andando de aquí para allá.

Aparte de las visitas turísticas, en las que no me voy a meter porque NYC tiene para todos los gustos y de lo mas variado, mi actividad favorita son las compras. Dentro de mis modestas posibilidades, no penséis en una escena de Sexo en Nueva York, yo no puedo enamorarme de unos Manolos en un escaparate de la quinta, me limito a mirarlos... como miro a George Clooney... Inalcanzables.


Sin embargo, en la quinta hay muchos lugares interesantes para "pobres". Mi favorito es, sin duda, "Abercrombie & Fitch" la experiencia de entrar a esta tienda es única y es uno de los ejemplos que uso en mis clases de marketing. Originalmente es una tienda de ropa sport para hombre, pero chicas ¡no os la perdáis! También tienen ropa de chica y a mi me gusta. No esperéis escaparates, pero si cientos de personas sacando fotos en el hall de entrada... No contaré mas... Imprescindible. Hay tiendas de esta marca por todo el país, pero ninguna como la de la quinta. Para comprar, mejor las otras porque son mas tranquilas y la música no esta tan alta, pero la experiencia de marca hay que vivirla en la quinta.



Otra experiencia única es comprar una joya en Tiffany. Y pensaréis... ¡vaya con el NY para pobres! Pues sí, el placer de salir con la famosa bolsa azul y la cajita con el lazo os lo podéis dar por no tanto dinero en la zona de joyería en plata. Unos pendientes vienen a costar unos 75$. Puede parecer mucho para unos simples pendientes de plata, pero chicos: ¿os imagináis la cara de vuestra chica cuando se lo regaléis? y chicas: ¿os imagináis la cara de los que pasan por la quinta cuando sales con la bolsita? por cierto mucho más grande que el regalo... yo creo que 50$ tiene que costar solo la fundita de ciertopelo, la cajita, el lazo y la bolsa que te dan con los pendientes. Un lujo, vamos. Ah! A los chicos... 1) entrar allí con tu chica, no es una buena opción. Lo que os he puesto es lo más barato de la tienda y 2) si aún no estas casado y no has hecho el regalo de pedida, no uses este truco... el efecto puede ser decepcionante para tu chica si lo que espera que vaya en la cajita azul es un baguette de brillantes.

Seguimos nuestro shopping day hacia el norte por la quinta en dirección a Central Park y en la misma acera nos encontraremos el cubo de cristal de la Apple Store. Inevitable darse una vueltita... y en los últimos tiempos comprar un iPad. Dependiendo de cómo esté el cambio de divisa, puede ser interesante y ahorrar un dinerillo. Además tienen wifi gratis, para twittear lo que estas haciendo y dar envidia a los followers. Estos son solo 3 básicos, pero hay muchos más dependiendo de tus intereses. 

Pasear por Nueva York es también una delicia. Central Park solo da para un día entero. Cada minuto es una película de la que te sientes protagonista. Las referencias al cine son tantas que hay cientos de tours organizados en torno a famosas películas o series de televisión, la más popular, la de Sex in the City. Yo personalmente, prefiero localizar mis puntos de interés en base a los temas que me gustan, pero si los vuestros coinciden con alguno organizado puede ser una buena ocasión. Ver un musical también es una buena opción, si te gusta este tipo de espectáculos, en pleno Times Square tienes un quiosco para comprar entradas sobrantes de última hora a un precio rebajado.


Respecto a las recomendaciones gastronómicas, hay tanto, tan variado, cambia tanto... que salvo algunos clásicos, es difícil recomendar. Las aplicaciones del iphone como arroundme te geolocalizan y te ofrecen posibilidades en el entorno con criticas de usuarios, puntuaciones, etc. Las dos mejores experiencias del último viaje fueron el Oyster Bar un clásico restaurante de marisco que está en los bajos de la Estación Central y sus salas abovedadas son preciosas. Puede resultar un poco caro, pero el local es único, la gente chic y la comida riquísima. En versión más económica, encontramos un pequeño restaurante francés en la segunda. Se llama La Mediterranèe y además de no ser caro, la comida era exquisita y el servicio excelente. Pasamos un buen rato en un entorno muy agradable.

Creo que cada persona que visita NYC tiene sus rincones favoritos. de hecho yo he cambiado de favoritos después de cada viaje que hao a la ciudad y rara vez repito porque siempre hay algún lugar que se te ha quedado sin visitar en el viaje anterior. Lo que si es imprescindible es ver esta ciudad, al menos una vez en la vida.