lunes, 9 de agosto de 2010

Intercambio de casas

Durante el último mes de julio he probado la nueva experiencia vacacional que supone un intercambio de casas, al estilo de la famosa película "The holiday". Debo confesar que no fue mi casa la que intercambié sino que me sume a la experiencia gracias a mi hermana, que intercambió su piso en Bilbao por una casa a las afueras de Paris, durante 10 días.



La experiencia ha sido estupenda y la casa maravillosa. Las ventajas, además de la obvia del ahorro económico, son enormes. Te encuentras con una casa totalmente equipada, no como los apartamentos de alquiler, mucho más amplia y con todas las comodidades de estar en tu propio domicilio o aún mejor como ha sido nuestro caso.

El intercambio se hizo por internet gracias a la página http://www.homeexchange.com/ aunque hay numerosas páginas que ofrecen el servicio de poner en contacto a los interesados totalmente gratis. Se pueden intercambiar casas en todo el mundo y la experiencia en todos los casos que conozco es muy positiva.

En este tipo de acuerdos existe un ánimo de colaborar mucho entre las partes. Además de un kit gastronómico de bienvenida, los dueños de la casa nos dejaron todo tipo de información turística para visitar los alrededores: horarios de trenes, lugares visitables, rutas de senderismo... Además de ayudarnos con la gestión de entradas a diversos lugares. También nos dejaron bicis para todos, por lo que pudimos disfrutar mucho del entorno.

Sin duda es una experiencia que merece la pena a pesar de los miedos que puede suscitar. Solo decir que a la vuelta, el piso de mi hermana estaba impecable, mejor aún de lo que lo dejo y así dejamos también nosotros la casa de intercambio.