martes, 12 de julio de 2011

Del almuerzo a la merienda: Un paseo por la gastronomía sanferminera

En la Andanada de Sol

La mayoría de los pamploneses coinciden en la opinión de que durante los días de San Fermín se come peor que nunca, en una ciudad que se distingue por su gastronomía el resto del año. Pero es que los sanfermines modifican la capital navarra hasta dejarla irreconocible durante los ocho días que duran las fiestas.
Huevos con magras
Sin embargo hay tradiciones gastronómicas que se mantienen y respetan como mandamientos sanfermineros y ofrecen momentos únicos de disfrute a los aficionados al buen comer. Este recorrido por las costumbres culinarias de las fiestas de San Fermín comienza, como no podía ser de otra forma, con el almuerzo del día 6 de julio. Justo antes de que se lance el chupinazo que da paso al desenfreno, cuadrillas, amigos, familias quedan para almorzar, coger fuerzas y aguantar bailes, diversión e importantes dosis de alcohol.
Estofado de Toro
El menú de estos almuerzos es muy variado, pero la estrella son los huevos fritos con magras (jamón) con o sin tomate regado con vino, cerveza, sangría o cualquier otra bebida a voluntad.
Un vermú sanferminero
Otra tradición sanferminera es el vermú, acompañado siempre de pinchos, fritos (el de pimiento es el mas típico) unas patatas o calamares bravos en la Mejillonera (Navarrería) y que se alarga muchas veces hasta sustituir la comida, que la siesta recuperadora siempre apremia porque a la tarde hay que ir a los toros.
Patatas bravas de la Mejillonera
Y es que la merienda de los toros es la estrella de la variedad gastronómica sanferminera. Tras el tercer toro de la tarde, la grada se arranca con variedad de platos. El tendido de sombra, mas serio, suele conformarse con ricos bocadillos, embutidos ibéricos, pasteles y hasta champán francés; pero es en sol donde la merienda pasa a categoría de banquete y fiesta gastronómica de interés internacional.
Merienda de Cangrejos
Los menús de una merienda en el tendido de sol de la plaza de Pamplona son tan variados que muchos restaurantes de la ciudad tendrán menos donde elegir. Para empezar algo para picar: patatas fritas, aceitunas, langostinos... 
Preparados en sol para merendar
Todo vale. En el plato principal, algunos clásicos: bacalao ajoarriero, estofado de toro, magras con tomate, cangrejos... Aunque no es difícil ver otros menús inverosímiles: espaguetis con tomate, alubias rojas con su morcilla y su chorizo... 
Alubias con chorizo y morcilla
Los hay que incluso encargan la comida a un restaurante chino para que se la traigan a la plaza en ese momento (puedo dar fe porque lo he visto con mis propios ojos)
Buñuelos de crema para merendar
Y no queda ahí la cosa, porque ¿Qué es una merienda sin postre? Lo mas clásico y lo que mejor entra al sol: el sorbete de limón con champán, cubos de 25 litros se pasean por los tendidos. 
Preparando el sorbete
También hay variedades dulces: buñuelos, trenzas y hasta unas pastas con forma de pañuelicos sanfermineros. 
De postre: Pañuelicos de San Fermín
Después de este homenaje gastronómico uno esta preparado para disfrutar de la noche pamplonesa hasta la mañana siguiente.
Bacalao Ajoarriero
Y en ese momento vuelve a empezar todo. Los buenos corredores del encierro comentan la carrera en corros al final de la calle Estafeta para irse luego juntos a almorzar copiosamente. Ellos pueden, que han hecho gasto entre nervios y carreras. De nuevo huevos fritos, ajoarriero, toro estofado... Incluso callos!
Callos con huevo frito
Una recomendación para todo el que visite Pamplona por sanfermines. Hay que dejarse llevar, disfrutar de la fiesta, de los platos mas típicos y no dejar de probar un buen plato de pochas como este que comí en buena compañía en el restaurante Goal de la calle Jarauta:
Pochas del Restaurante Goal (C/Jarauta)