domingo, 30 de enero de 2011

El embrujo de la Alhambra


Hacía mucho tiempo que deseaba conocer Granada y en particular la Alhambra, pero no había tenido la ocasión. Pero como pienso que las ocasiones a veces hay que crearlas, la semana pasada aproveché un viaje a Almería para alquilar un coche y escaparme a pasar el día a la Alhambra. Digo a la Alhambra y no a Granada, porque una vez allí decidí dedicarme en exclusiva al monumento nazarí y dejar la ciudad para tener excusa para volver en otra ocasión.