martes, 4 de septiembre de 2012

Marruecos pone a prueba todos los sentidos: Fez, Marrakech, Casablanca y Rabat. Ciudades imperiales

Un viaje a Marruecos te permite poner a prueba todos tus sentidos. Es un país vecino, pero con un aire y unas formas más cercanas al exotismo oriental de los países del Golfo Pérsico que a la vieja Europa con la que sueñan muchos de sus habitantes. Un rápido viaje en barco de una hora desde Tarifa te traslada prácticamente en el tiempo

Medina de Fez