martes, 10 de marzo de 2015

5 buenos lugares para probar la comida típica dominicana en Santo Domingo

En el último año me ha tocado viajar mucho a la capital de la República Dominicana y he tenido la suerte de probar su cocina más típica y la más vanguardista en muchas de sus variedades. La cocina dominicana es una sabrosa combinación de recetas típicas españolas con ingredientes del nuevo mundo. Ellos cuentan que en ese país se produjo, con la llegada de los colonizadores, una auténtica revolución culinaria única en América. Platos como el sancocho, un auténtico orgullo, nacional, son un ejemplo de ello.
Sancocho típico dominicano. Restaurante El Higüero



En mi periplo viajero por la capital puedo recomendar algunos platos imprescindibles: el ya nombrado sancocho, el mofongo, los tostones, las cativías, el pescado de Boca Chica, el pescado al coco, el moro de gandules y algunos postres deliciosos como el coco tierno acompañados de espectaculares bebidas de frutas tropicales y, por supuesto, una Presidente bien fría.
Pescado al estilo de Boca Chica. El Higüero

Respecto a los restaurantes, los hay de todo tipo y color, lujosos y populares, aunque en general la restauración en Santo Domingo no es barata. Salir a comer y cenar en los barrios más concurridos o la ciudad colonial requiere un mínimo de presupuesto si se quiere disfrutar de una buena comida que vaya más allá de un picoteo. Pero vamos con mi particular ranking de restaurantes de comida típica (los de nueva cocina y cocina internacional los dejo para otro post)

1. El Higüero
Un lujo junto al lago en la avenida Anacaona, Parque Mirador Sur. En esta delicia de restaurante la gente de Luis Marino López, hace de la gastronomía típica dominicana una experiencia gourmet única, por la calidad de su cocina y por la calidez con que la sirven, acompañada de buena música dominicana, mucha simpatía y juegos con los comensales que pueden incluso compartir la gran mesa larga que domina el espacio. Comparte edificio con su hermano Arrozsal de cocina internacional.
Chichatata. El Higüero

Entre su amplia carta es muy difícil elegir. Yo he optado siempre por volver varias veces. Entre mis favoritos para picar están: lo que picó Duarte (una especie de nachos locales) la chichatata (chicharrones con batata frita) que te sirven cantando o sus croquetas hechas sin leche.
Lo que picó Duarte. El Higüero
Croquetas de Yautía. El Higüero

Para seguir, recomendaría sus carnes, pero sobre todo su pescado estilo Boca Chica o el pescado al Coco de Samaná. Sin salir de este restaurante podéis recorrer toda la República Dominicana asegurando una gran calidad en la materia prima y una elaboración excelente.
Pescado al coco. El Higüero

Yo siempre termino con mi postre favorito: el coco tierno. Una especie de arroz con leche, pero con coco en vez de arroz. Una auténtica delicia para no contar calorías.
Dulce de coco. El Higüero

No os marchéis del Higüero sin pedir un café de la abuela, colado y con su propio espectáculo en el servicio.
Café colado con espectáculo. El Higüero

Su Facebook, por cierto, no es apto para personas que salivan al ver fotos de gastronomía. La fotografía de sus platos es magnífica.

2. Adrian Tropical
Un clásico en Santo Domingo, nacido de la historia de un hombre excepcional: Luis Marino López (os sonará por la referencia anterior, es la misma persona). Quien ha tenido, como yo, la suerte de conocer a este emprendedor dominicano sabrá que es una institución en la ciudad y un hombre hecho a si mismo que contagia energía. Un hombre que ha hecho de la gastronomía su vida y que tuvo unos orígenes muy humildes. Adrian Tropical comenzó como un carrito de comidas.
Adrian Tropical en el Malecón
Esta cadena de comida rápida típica dominicana combina gran cantidad de público local en busca de su almuerzo del día con comidas de negocios y celebraciones de cumpleaños. Todo con un alto nivel calidad/precio y propuestas muy económicas en los menús diarios y de las más baratas a la carta de todo Santo Domingo. Aunque tiene varios locales por toda la ciudad, mi favorito es sin duda el del Malecón. En su terraza puedes disfrutar de una auténtica comida criolla mientras disfrutas el Mar Caribe a tus pies.
Cariñito de sancocho. Adrian Tropical

El "cariñito" que te sirven cuanto llegas es un caldito de sancocho que templa el estómago y sabe riquísimo. Resulta raro que el plato nacional de un lugar tan cálido sea un guiso tan concentrado, pero el resultado es exquisito.
Camarofongo. Adrian Tropical

El plato imprescindible en esta casa es el mofongo, que puedes ver hacer en directo en unos majadores gigantes. Lo sirven en los mismos utensilios para majar (aunque en su versión pequeña) y son muy típicos del lugar. A mi me gusta especialmente el camarofongo que acompaña el típico mofongo hecho de plátano macho y ajo frito con camarones en salsa.
Churrasco junto al mar Caribe. Adrian Tropical

Tostones. Adrian Tropical

La parrillada de carne está también estupenda y es muy abundante. De acompañamiento... siempre tostones (ruedas de plátano macho fritas) De postre: naranjas en almíbar.
Naranjas en almíbar. Adrian Tropical

Lo que siempre pruebo también cuando voy a Adrian es la Mangola, una deliciosa bebida bien fría de mango y chinola (es como le llaman en Dominicana al maracuya o fruta de la pasión)
Mangola. Adrian Tropical

3. Mesón de Bari
Este es un clásico que no voy a descubrir yo. Una mezcla entre galería de arte y restaurante de lujo, aunque igual si no pasáis del piso de abajo no lo percibís, porque en mi primera visita comí viendo la tele junto a los dueños en modo restaurante de carretera. Luego he tenido visitas más glamurosas en el comedor de arriba entre obras de arte dominicano.  
Cativías de cangrejo y pollo. Mesón de Bari
Su cocina criolla es exquisita y un imprescindible son las catibías (una especie de empanadillas) aunque lo más rico que he comido allí fue un relleno de lambí (caracola de mar) que viene a ser una lasaña con el marisco y capas de queso y pasta que resulta delicioso y en el que te costaría saber que el lambí es más molusco que carne. El chivo asado también es muy recomendable, siempre con Presidente bien fría.
Relleno de lambí. Mesón de Bari

4. Atarazana
Restaurante Atarazana

Este restaurante escondido tras la muralla de la ciudad colonial bajo el Alcázar de Colón es más conocido como lugar de bodas y eventos que por su cocina. Sin embargo, en su parte superior esconde un restaurante con ambiente colonial, marinero y preciosas vistas sobre el Alcázar que prepara deliciosamente los platos de pescado y los arroces.
Pescado al estilo Samaná. Restaurante Atarazana

Risotto con berenjena en tempura. Restaurante Atarazana

El local es uno de los más antiguos de la ciudad y tiene una bonita historia (desde allí se accede a las alcantarillas coloniales, un lujo si podéis visitarlas) y hasta una leyenda con tesoro escondido. 
Mi recomendación aquí es su pescado con caña de azúcar.

5. Mimosa
Un restaurante con doble cara. Yo siempre he estado en versión autóctona, pero los turistas, especialmente los que no hablan castellano, se quejan de otro trato y otros precios. Yo lo conozco como lugar de "menú del día" ya que muchos de los dominicanos con los que trabajo comen allí. Tienen un menú con varios entrantes, varios segundos y acompañantes que sirven en un solo plato a modo de plato combinado. El precio es reducido y la ración, en mi opinión, un poco escasa, pero para una comida barata en la zona colonial, sirve de sobra. Si os ofrecen la carta, simplemente preguntar por los platos del día, que es lo que piden allí los dominicanos.
Carne asada con tostones y vegetales al vapor. Mimosa

Pastel de plátano dulce, pollo asado y ensaladilla. Típico menú de Mimosa

UN EXTRA: María la Turca
Degustación de dulces de María la Turca

No dejéis de visitar esta pequeña tienda de dulces típicos y probad uno por uno... También merecen la pena los granizados de sabores tropicales: tamarindo, chinola, lechosa... Yo, la última vez, me llevé unos cuantos dulces para hacer una degustación de vuelta a casa. Veréis que muchos dominicanos se llevan cajas y cajas para su familia y amigos que viven fuera del país.

No creáis que estos 5+1 son los únicos recomendables, sino los que  se cuentan entre mis favoritos entre los que yo he tenido ocasión de probar. Me consta que hay otros muchos sitios de cocina típica dominicana de muy buen nivel y muchos más de otros tipos de cocina más internacional. Espero recomendaciones para probar en mis próximos viajes.