domingo, 16 de noviembre de 2014

El Cenador de Amós: Un sueño compartido


A punto de empezar el taller. Foto Grupo Consorcio
 Hacía mucho tiempo que quería visitar El Cenador de Amós, después de conocer a Jesús Sánchez a través de Twitter y de su actividad gastronómica y, por fin, Grupo Consorcio me dio la oportunidad en el foodies trip que organizó el pasado viernes. No podía perder la ocasión de cumplir un sueño



Casa - Palacio Mazarrasa donde se encuentra El Cenador de Amós
No esperaba el palacio de 1756 en el que se encuentra el restaurante de Jesús y Marian, impresionante desde la entrada, pero tremendamente humano cuando cruzas el arco de la entrada y llegas al jardín. Marian y Jesús forman un equipo de éxito trabajando en su sueño. Un éxito que, como ella misma nos dijo en la puerta, no se persigue, se atrae. Me encantó esa frase como también me encantó el recibimiento y la forma en la que nos dieron la bienvenida al taller de cocina de Jesús. 
Taller de cocina
Cocinando con Jesús
En la parte alta del restaurante se encuentra un tesoro. Una cocina colaborativa, con recetas imaginativas, pero sencillas y una auténtica experiencia para las personas que, como a mi, les encanta cocinar. Tener la oportunidad de hacerlo con un maestro como Jesús, es un privilegio. Pero no creáis que esto es sólo para enchufadas, cualquiera puede hacerlo contratando alguno de los talleres temporales o permanentes que se organizan en esta casa.
Tartar de mango, aguacate y anchoa con falso caviar de vodka negro

Hamburguesa de remolacha con atún

Cupcakes de anchoa con queso y pesto

Cocinamos un tartar de mango y anchoa con caviar falso de vodka negro, unas hamburguesas de atún y remolacha y unos cupcakes de anchoa con queso y pesto. Las tres recetas sencillas, deliciosas y super creativas. ¡Que las anchoas y el atún no son solo para las ensaladas! Si alguien quiere las recetas, no tiene más que pedírmelas o consultar la página de Consorcio

Hamburguesas de remolacha ¿a que parecen de carne?

Magdalenas de anchoas 
Después de cocinar... ¡¡¡a probar!!!

Del taller pasamos al corazón de la casa: el restaurante. Allí Jesús nos brindó un paseo por su cocina. Ahora sí, mucho más elaborada que nuestras sencillas recetas pero sin perder la esencia del producto. Un producto Km 0 que puedes observar en la misma entrada a su casa con una mesa de verdura fresca que recorre la amplia oferta local y, también, en la estupenda exposición de fotografía que sorprende por su viveza de colores, calidad de la composición y, sobre todo, por el autor, que es el propio Jesús. 
Anchoa. Sencilla y protagonista.

El menú fue excelente desde la crema de hongos inicial hasta los petit fours que se sirvieron con el café. Entre medio, una anchoa del Cantábrico, con un pimiento del cristal crujiente, torta de queso y caviar de albahaca con la que empezamos. La anchoa cobra el protagonismo que se merece, porque su calidad tampoco requiere más. 
Chicharro con cítricos y esfera de salmorejo

Tras la sencillez de la anchoa, la delicadeza y complejidad de un pescado también sencillo, el chicharro, pero preparado con una mezcla de sabores cítricos y aromáticos. 
Tortilla de patata

Otro juego con un plato sencillo para seguir. Una innovadora tortilla de patata, con todo el sabor, la textura, la jugosidad, pero con un aspecto muy diferente. ¡Sublime!
Láminas de chuletón a la piedra
Una tras otra, asistimos a reinterpretaciones de los clásicos de la cocina cántabra. Esta vez le toca el turno al chuletón a la piedra. Cortado en finas láminas, con una pequeña piedra ardiente sobre la que asamos una a una con una pinza las lascas de chuletón. Sabroso y una experiencia en sí mismo este plato. 
Bollo preñado de albóndiga de pichón

El aroma de un platillo sorprendente, como recién salido del huerto, llega a la mesa. Es un bollo preñado de albóndiga de pichón con lechuga viva y detalles en miniatura. Para disfrutar y saborear. 
Merluza en salsa verde con berberechos
La estrella del menú sale a escena: una merluza en salsa verde con berberechos. Algunos dirán: "Vaya cosa, eso se come en cualquier sitio". No señores, como aquí, en ningún sitio. La calidad del producto, el punto de cocción del pescado, el sabor de la salsa y la calidad de los berberechos ponen este plato en el top 10 de platos tradicionales servidos con maestría. 
Hasta el pan estaba espectacular
Arroz con pollo Pedrés

El arroz con pollo Pedrés, que recuerda en su salsa a un mole mexicano, completa la parte principal del menú. Con suavidad, untuosidad y en un punto excelente.

Empedrado de chocolate

El homenaje terminó con un empedrado de chocolate con sorbete de mandarina seguido de unos petit fours que invitan a la charla y la sobremesa comentando lo importante de la cocina de Jesús y pensando en compartir las dos magdalenas de anchoas de regalo por nuestra "colaboración" en el taller. 
Petit fours
Magdalenas de anchoas de recuerdo

Los vinos también fueron excelentes con la ayuda de nuestro sumiller amigo David, probamos un Verdejo y un Rioja crianza que acompañaron perfectamente a una comida excelente. Lo mejor de este restaurante con una estrella Michelin y dos soles Repsol es que sus 3 menús de referencia tienen precios muy razonables para la calidad de la experiencia que vais a tener si os animáis a probar. ¡Yo ya estoy buscando fecha y excusa para volver!
¡Salud!