martes, 19 de febrero de 2019

Escapada gastronómica a Aranda de Duero y Burgo de Osma

Decía George Bernard Shaw que "No hay amor más sincero que el amor a la comida." y como había que celebrar San Valentín (cualquier excusa es buena) ¿qué mejor que una ruta gastronómica?. Elegimos un entrante en El Burgo de Osma, capital del torrezno, para seguir con un segundo plato en Aranda de Duero y su lechazo y, de postre, una parada vermú en Vitoria. ¿Os gusta el menú romántico? Pues os cuento los detalles

El Burgo de Osma. Torrezno y cerdoexperienci | caravaneros.com
El Burgo de Osma, capital del Torrezno y de la "cerdoexperiencia" 



Comenzamos el viernes con la que llaman "Capital del Torrezno", El Burgo de Osma, en Soria. Paseamos por su conjunto monumental, una maravilla de arquitectura medieval perfectamente conservada. El pueblo es muy turístico y tiene mucho comercio, especialmente tiendas de especialidades gastronómicas con productos típicos (me encantan estas tiendas) y bastante ambiente en los bares. En cuanto puse en redes sociales que veníamos en busca del mejor torrezno todo el mundo nos dirigió al Círculo Católico. Dicen que tiene los mejores torreznos del mundo... y eso hay que comprobarlo en persona.

Templarium misterii. El misterio de los templarios | caravaneros.com
En El Burgo de Osma descubrimos "El misterio de los templarios"

Llegamos cuando justo habían abierto. El local es digamos que "peculiar". No apto para anti-atleticos, ya que es un templo-sede del Atlético de Madrid con banderas, bufandas, fotos y todo tipo de emblemas colchoneros y del Frente Atlético. Pero incluso si eres merengue hasta la médula, merece la pena entrar (o al menos pedir, siempre os podéis quedar en a calle y que pida otro) jejeje.

Con la operación "torrezno" en marcha, pedimos dos vinos tintos de la zona y un torrezno. Nos descubren "El secreto de los Templarios", muy recomendable, pero nos dicen que el torrezno tardará un poco. El vino está bueno... podemos esperar.

Por la puerta de la cocina salen platos y platos de manjares que van ocupando su lugar en la barra. Incluso nos ofrecen unas empanadillas mientras esperamos a los famosos torreznos. Y es que lo bueno se hace esperar y nos acabamos el vino... pero justo en ese momento, aparecen crepitando los torreznos. El bar ya estaba a rebosar de gente ansiosa esperando el momento. Empiezan a cortarlos como a machete y, listo, ya tenemos en nuestras manos el mejor torrezno del mundo.

los famosos torreznos del círculo católico del Burgo de Osma | caravaneros.com
Los míticos torreznos del Círculo Católico del Burgo de Osma, crujientes y deliciosos

¿Os parece exagerado? pues no, efectivamente es el mejor torrezno del mundo (o al menos el mejor con diferencia de los que nosotros hemos probado) Podríamos tranquilamente habernos quedado allí y seguir comiendo hasta el amanecer (sobre todo por los precios populares que tienen, el plato de torrezno a 2€) pero el finde prometía y había que reservarse para el día siguiente. ¡Larga vida al torrezno!

La verdad es que el sábado nos fuimos de El Burgo de Osma con un poco de pena, primero porque el pueblo es precioso, el ambiente estupendo y los torreznos memorables; pero es que, además, los sábados celebran la "Cerdoexperiencia" en el Hotel Virrey, unas jornadas de la matanza tradicional, con un menú de más de 20 platos basados en cerdo (que nos gustan hasta los andares) y que eleva a este pueblo a la categoría de destino gastronómico sin igual. Al que tenemos que volver seguro.

Pero había que superar esta etapa porque nos esperaba el plato fuerte del fin de semana: lechazo y vino en la Ribera del Duero. Aranda de Duero es una localidad de cierto tamaño ya, con mucho comercio, mucha hostelería y un interesante patrimonio. Eso sin hablar de su gastronomía y el vino. Aranda fue un gran cruce de caminos. La N-1 pasaba por el mismo centro y se cruzaba con la general que venía de Soria. Si tenéis ocasión entrad en la tasca de Silvano y os contarán la historia del policía municipal que regulaba ese concurrido cruce. Te doy una pista: podéis preguntar qué significa "Alto y a beber" :-)

Merece la pena acercarse a ver la Iglesia de Sta. María La Real, especialmente su fachada que es como un libro abierto medieval y que aún mantiene parte de la policromía. La visita al interior sólo cuesta 1€ de donativo e incluye los folletos explicativos. Son muy especiales las escaleras que conducen al coro. En este blog encontraréis toda la información sobre la maravillosa fachada de la iglesia de Aranda

Portada de la Catedral de Aranda de Duero | caravaneros.com
La maravillosa portada de la Catedral de Aranda de Duero

En Aranda también podréis visitar bodegas de Ribera del Duero, algunas en los alrededores; pero si queréis aparcar tranquilos y disfrutar del vino, se puede visitar y hacer catas en bodegas históricas que están excavadas en los sótanos de las casas más antiguas. Estábamos tan entretenidos tomando vinos, que se nos pasó la hora de hacer la visita, pero seguro que merece la pena (me la guardo para otra vez)

Lagar de Isilla. Aranda de Duero (Burgos) | caravaneros.com
Asador del Lagar de Isilla

Pero lo que de verdad hay que hacer en Aranda es comer lechazo!!! Hay un montón de asadores; pero dos especialmente tradicionales: El Lagar de Isilla el Mesón el PastorNosotros visitamos el primero, que tiene una buena barra de pinchos, una cerveza artesana con vino tempranillo que merece la pena probar y una selección de vinos de la casa excelentes; pero comimos en el segundo, del que tenía bonitos recuerdos, que ya conté en este mismo blog en 2010 y que se mantiene como hace tantos años, con la misma calidad, el mismo diseño tradicional y el mismo servicio atento.

Menú mesón el Pastor Aranda de Duero | caravaneros.com
Menú del Mesón El Pastor (Aranda de Duero)

Nos decantamos por el menú más tradicional que al final es a lo que veníamos. Platos sencillos, tradicionales, pero todo excelente y muy bien cocinado. Comenzamos con chorizo al vino y morcilla de Burgos, que estaba realmente deliciosa, con un ligero toque a comino. Seguimos por unas croquetas caseras muy bien hechas, crujientes pero finas en el interior, y un plato de cecina muy suave con viruta de queso y aceite que mantenía el alto nivel con un toque un poco más moderno.

Vino de la casa. Mesón el Pastor Aranda de Duero | Caravaneros.com
Vino de la casa. Mesón el Pastor

Morcilla y chorizo. Mesón el Pastor Aranda de Duero | Caravaneros.com
Morcilla de Burgos y chorizo al vino

cecina. Mesón el Pastor Aranda de Duero | Caravaneros.com
Cecina con virutas de queso y aceite

Croquetas y pan de hogaza. Mesón el Pastor Aranda de Duero | Caravaneros.com
Croquetas y pan de hogaza

El plato fuerte vino con el esperado lechazo (tenía antojo desde hace tiempo), un cuarto que te enseñan antes de cortarlo y que estaba sencillamente delicioso. Con su punto tostado por fuera y su carne jugosa y bien asada. Acompañado por una ensalada verde. Una delicia. Si no fuera porque hubiera pecado de gula (y de indigestión), hubiera sido capaz de pedir otro plato de rico que estaba.

Lechazo asado. Mesón el Pastor Aranda de Duero | Caravaneros.com
Lechazo de Aranda en el Mesón El Pastor

Y cuando parece que ya no puedes comer más, llega la selección de postres caseros. Pedimos un flan y una tarta de hojaldre de morirse de buena. Os juro que fue la mejor tarta de hojaldre que he comido nunca, con un sabor a mantequilla... (no quiero ni pensar en cuántas calorías llevo... pero un día es un día)

Tarta casera de hojaldre. Mesón el Pastor Aranda de Duero | Caravaneros.com
Tarta casera de hojaldre

Flan casero. Mesón el Pastor Aranda de Duero | Caravaneros.com
Flan casero

Para terminar, unos cafés y unos orujos gentileza de la casa (no soy muy de orujo, pero la crema de idem estaba tan rica que de poco nos bebemos la botella completa). Todo por 36€ por persona más los cafés que no están incluidos en el menú pero que fueron un par de euros más. Una buena propuesta calidad/precio.

orujo. Mesón el Pastor Aranda de Duero | Caravaneros.com
Y con el café, unos orujos gentileza de la casa

Tras la comida pantagruélica, un ratito de descanso y vuelta a empezar. Había tanto ambiente por la tarde que de nuevo todo te lleva a probar raciones y pinchos de aquí y de allá. Nos gustó mucho El Somatén, en la Plaza Mayor, que hacía promociones efímeras que anunciaba en una pantalla gigante "sólo estos 5 minutos, las cañas a 1€"

Ensalada Burrata con rúcula y tomate seco. La oveja negra | caravaneros.com
Ensalada Burrata con rúcula y tomate seco. La oveja negra 

También nos gustó mucho la oferta gastronómica y de vinos de Casa Florencio, puerta con puerta con el Lagar de Isilla. Un asador tradicional de toda la vida, pero que los fines de semana se transforma en "La oveja negra", un concepto totalmente diferente con menú creativo, nada que ver con la tradición arandina que habíamos probado a mediodía. Así que decidimos cenar allí mismo en la barra una ensalada de burrata y un steak tartare de vaca vieja, de los mejores que he probado nunca, un poco picante y con la textura perfecta. Todo un descubrimiento su cocina y su simpática camarera con la que charlamos un buen rato y nos orientó sobre dónde podíamos ir.

Steak tartar de vaca vieja.. La oveja negra | caravaneros.com
Steak tartar de vaca vieja. La oveja negra 

Decidimos retirarnos a tiempo, cuando ya empezaban los locales a pasar a "modo noche" pero si queréis rematar el sábado estamos seguros de que encontraréis dónde seguir la fiesta en Aranda. Un acierto de destino.

El día siguiente tocaba ir volviendo hacia casa. Esta vez nuestra ruta pasaba por Burgos y por la recién liberada AP-1 que ya no tiene peaje. ¡¡Una sorpresa agradable!! Decidimos parar a comer en Vitoria para aprovechar al máximo el domingo, que además hacía un sol espléndido.

Como llegamos a la hora del vermú y somos mucho de esas tradiciones tan gastronómicas, nos fuimos al Casco Viejo dando un paseo. Tomamos unos pinchos y unos vinos en El Portalón. Si no lo conocéis, merece la pena la visita. Es uno de los edificios más antiguos de la ciudad. Hoy es un restaurante con una bodega preciosa y una cocina excelente. También apuramos el vermú casero del Sagartoki con su excelente tortilla de patata jugosa y una de las mejores barras de pinchos de la capital alavesa.

A esto se llama aprovechar bien un fin de semana ¿no? Las fotos son de mi blog caravaneros.com en el que además de esta ruta encontraréis otros viajes y aventuras  con la autocaravana. ¡Que aproveche!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario y lo publicaré en cuanto lo pueda revisar. Busco comentarios constructivos que ayuden a mejorar el blog. Nuevas sugerencias, lugares interesantes...