jueves, 2 de septiembre de 2010

Un alto en el camino: El pastor de Aranda


Un alto en el camino para comer puede ser una cosa venial o convertirse en un acontecimiento en si mismo. Gracias a la tecnología y, más explícitamente, a llevar un iPhone con 3G las paradas en ruta pueden ser una parte importante del viaje y más para los que, como yo, nos declaramos nómadas grastronómicos.


El caso es que en mi último viaje a Madrid, buscando en el móvil un lugar para comer en Aranda de Duero descubrí "Mesón El Pastor" un restaurante que los que sean de la zona dirán ¡Menudo descubrimiento! Más que nada porque es un lugar sobradamente conocido como lo atestiguan los cientos de fotos de famosos y famosillos que pueblan las pareces de su entrada, junto al horno de leña. 

El menú es simple: algunos entrantes varados (jamón recién cortado, chorizo o morcilla) y la única opción de segundo es elegir si se quiere el asado de cordero con o sin ensalada. todo ello acompañado por una torta de pan. Eso sí, el lechazo asado estaba maravilloso. Los postres caseros son también memorables. Hay que dejar un hueco para probarlos.

Por cierto, el precio tampoco es desorbitado. Dos personas con vino de la casa (Ribera de Duero) unos 55€. Aunque a algunos les pueda parecer mucho dado que no hay carta y solo se puede comer una cosa, a nosotros nos pareció ajustado. 

Ya digo que me consta que no es ningún descubrimiento, sobre todo por la cola de gente que había en la puerta para comer allí, pero no podía dejar de recomendarlo en el blog y se me hace la boca agua solo de escribir recordando esa comida.

¡Buen provecho!